Contacte con nosotros

93 467 17 18

En qué consiste

El Peeling consiste en la aplicación de sustancias que rompen las uniones entre las células de la piel, facilitando su renovación. Hay que imaginar la piel como una pared de ladrillos donde éstos son las células que van renovándose en la base y ascendiendo progresivamente. Se tarda 30 días en que una célula de la base llegue a la superficie. Si quitamos los pisos más externos mediante sustancias pelantes, la velocidad a la que se renuevan aumenta, eliminado manchas, disminuyendo arrugas y destaponando las glándulas sebáceas que producen el ACNE.

La historia de los peelings es muy antigua: La Reina Cleopatra se bañaba en leche de burra con gran cantidad de ácido láctico para suavizar su piel. Las mujeres francesas del siglo XVIII se aplicaban los posos del vino con gran cantidad de ácido tartárico para alisar las arrugas.

Son sustancias pelantes el ácido láctico, salicílico, glicólico, tricloroacético y se agrupan en alfa-hidroxiácidos, beta-hidroxiácidos y lipo-hidroxiácidos. A bajas concentraciones se emplean en cosméticos. A altas se emplean en clínicas dermatológicas para realizar peelings de ácido. Normalmente los peelings que se recomiendan son superficiales producen un pelado imperceptible. Parece como si sobre la piel hubiera dado un poco más el sol.

Existen algunos peelings que son más profundos y producen un gran pelado. Entre estos se encuentra el peeling de Fenol

Más información: www.mediderm.com