Contacte con nosotros

93 467 17 18

Riesgos y efectos secundarios

La quemadura

El mayor riesgo de la depilación con láser o la fotodepilación es la quemadura. Suele ser de segundo grado, con la aparición de alguna costra de color granate o raramente alguna ampolla. Se produce por el calentamiento excesivo de la superficie de la piel. En ella hay dos estructuras oscuras que suben de temperatura con la luz: el tallo del pelo y la superficie. Como el tallo es más oscuro, siempre se calienta mejor y este calor mata las células germinativas que lo rodean, destruyendo el pelo para siempre. Pero a veces la superficie de la piel está excesivamente bronceada y también sube en exceso de temperatura. Para evitarlo se usan sistemas de refrigeración con el láser, como es el cristal de zafiro en contacto con la piel. Se ha demostrado que éste sistema reduce el riesgo de quemadura, especialmente si va refrigerado a 0ºC. La quemadura es más frecuente en las piernas y justo después del verano, porque la piel de esa zona está más seca y contiene más bronceado. La quemadura NO DEJA CICATRIZ, y cuando cae la costra granate deja una zona rosada o blanquecina, que se pigmenta al cabo de los meses con la exposición al sol. Se decía que no se podía tomar el sol el mes anterior al tratamiento pero esto no evita el riesgo de la quemadura. La piel SIEMPRE contiene melanina y está parcialmente bronceada, un poco más tras el verano, un poco menos antes del mismo. Por ende, la piel SIEMPRE se puede quemar, más habitualmente con un láser que no dispone de un buen sistema de refrigeración. En cualquier caso, la quemadura NUNCA DEJA SECUELA.

La hipopigmentación

Son áreas blanquecinas donde se produjeron quemaduras. Siempre se pigmentarán con el sol que se reciba de forma natural. SON TRANSITORIAS.

La hiperpigmentación

Consiste en la aparición de manchas marronáceas que aparecen allá donde se realizó la depilación. Pueden aparecer hasta meses después la sesión y son siempre PASAJERAS. Se piensa que el sol puede activar esta pigmentación o que la piel donde se ha destruido pelo se inflama transitoriamente dando lugar a una fabricación excesiva de melanina (lo que se conoce como HIPERPIGMENTACION POST-INFLAMATORIA), pero no está clara la causa exacta.

Urtucaria

En algunos pacientes, puede aparecer una reacción urticarial, como una especie de alergia. Ocurre a la semana del tratamiento y se cree que se produce por la destrucción de pelo. La reacción tiende a disminuir con cada sesión de tratamiento, como también lo hace la cantidad de pelo existente.

Eccema

En algunos pacientes se producen una placas descamativas y enrojecidas después del tratamiento del láser. También desaparecen en pocos días. Se supone que se produce por la aplicación de cremas o ungüentos que habitualmente no producen reacción y sin embargo en una piel tratada por el láser, más permeable y sensible, sí desencadenan el proceso eccematoso.

Mejora de la textura de la piel

La aplicación de láser induce un incremento de la síntesis de colágeno. Por este motivo los pacientes observan que, al cabo de unas semanas, la piel está más tersa y lisa después del tratamiento.

Mejora del psoriasis, la foliculitis o la hidrosadenitis

En ocasiones se ha observado la mejoría de las placas de psoriasis, o la mejoría de los ‘golondrinos’ o los ‘granos’ de una foliculitis. En los dos últimos casos se entiende que esta mejoría se produce porque al no crecer el pelo no se produce obstrucción del mismo. En el caso del psoriasis, su mejora parece estar debida a que la luz del color del láser (805nm) induce la síntesis del P53, un antioncogén que reduce la multiplicación de las células de la piel.

quemaduras